Propone Narro enfrentar problema de droga con acuerdos internacionales

2012-04-28 11:26:02

El rector de la UNAM, José Narro Robles, advirtió que pretender ignorar la gravedad del problema de las drogas es un error. Intentar callar a los que tenemos algo que decir es un desatino, y pensar que la solución sólo pasa por la policía y la prisión, es francamente insensato.

Se requieren nuevos enfoques para analizar en toda su magnitud y complejidad los problemas que tienen que ver con esta situación, hacer modificaciones a las estrategias adoptadas para abatir el consumo, la producción y la distribución, y realizar cambios en las políticas, basados en información objetiva y en la evaluación de los resultados.

En la clausura del Foro Internacional sobre Políticas de Regulación del Consumo de Drogas, Narro Robles indicó que las conclusiones alcanzadas serán enviadas a los poderes de la Federación, los distintos niveles de gobierno, las autoridades procuradoras de justicia y del sector salud, así como a las organizaciones de la sociedad civil interesadas en el tema.

En la declaratoria de clausura, en el Auditorio “Dr. Gustavo Baz Prada”, de la Antigua Escuela de Medicina, propuso que el fenómeno sea enfrentado mediante acuerdos internacionales. Habrá que buscar caminos para hacer compatibles la soberanía de los países y los intereses nacionales con la cooperación internacional indispensable.

Al hacer la relatoría del encuentro, Luis Raúl González Pérez, abogado general de la UNAM, afirmó que para avanzar en la búsqueda de soluciones y en los demás temas vinculados, es necesario celebrar un pacto político social amplio que permita reorientar nuestras políticas públicas en estas materias.

Sin un consenso social amplio que cambie el patrón cultural a este respecto, será difícil la implementación tanto de marcos jurídicos como de políticas públicas. La sociedad civil debe redimensionar su papel y buscar fortalecer su participación en estos terrenos, apuntó.

En la ceremonia se proyectó un video homenaje al ex rector Jorge Carpizo, quien contribuyó de manera fundamental a la realización de este encuentro. Se resaltó su participación en la “Conferencia Internacional sobre Seguridad y Justicia en Democracia”, del año pasado, y cuyos resultados fueron plasmados en el documento Elementos para la Construcción de una Política de Estado para la Seguridad y la Justicia en Democracia.

 

Fracaso de legalización

En la sesión matutina, en la mesa Experiencias internacionales con regulaciones distintas a la prohibición sobre algunas drogas, moderada por Alfredo Sánchez, del Instituto de Investigaciones Jurídicas, de la UNAM, el politólogo Jorge Romero, de la Universidad Autónoma Metropolitana aseguró que en México la legalización resolvería problemas de salud pública, pero no los relacionados al crimen organizado.

Por su parte, Marcel Lavabre, representante de la Fundación Beckley en América Latina, capítulo México, informó que la adicción es una enfermedad del aprendizaje. Investigaciones científicas indican que el efecto por la ingesta de estupefacientes, vía digestiva, tarda de 30 a 60 minutos en llegar al cerebro; por las fosas nasales, de tres a cinco minutos; vía intravenosa, de 15 a 30 segundos, y por los pulmones, ocho segundos.

En su turno, Al Amado, del Colegio de Abogados de Estados Unidos, indicó que antes de la despenalización, se debe atender la pobreza y falta de oportunidades de empleo; la regulación del consumo tiene que ir acompañada de una política de rehabilitación.

En la mesa Experiencias internacionales sobre la prohibición de drogas y el abatimiento del crimen organizado vinculado al tráfico de las mismas, moderada por José Manuel Vergara, presidente de Conocimiento en Red “CONRED”, el procurador adjunto de la Fiscalía de Reggio Calabria, Italia, Ottavio Sferlazza externó que si bien no se han alcanzado los resultados deseados, la aplicación del Plan Nacional de Acción contra las Drogas ha reducido entre los jóvenes, el consumo, la mortalidad y las infecciones de VIH y hepatitis C.

Por su parte, Neil McKeganey, director del Centro para la Investigación sobre uso Indebido de Drogas, de Escocia, aseguró que la prevalencia de la pobreza hace más difícil la erradicación e instó a que el tratamiento se enfoque a la exclusión social.

De Canadá, Irvin Waller, del Instituto para la Prevención de la Criminalidad de la Universidad de Otawa y vicepresidente de la Organización Internacional para la Asistencia a Víctimas, expresó que la inversión en la prevención social, el diagnóstico y la evaluación de los resultados es de gran trascendencia.

 

Política fracasada y Estado que no funciona

En la mesa Legislación en política de drogas en México, moderada por Luis Raúl González Pérez, abogado General de la UNAM, Jesús Zamora Pierce, abogado del Bufete Zamora Pierce, dijo que la postura prohibitiva hacia los estupefacientes por parte del Estado es una política fracasada, que no logra obtener las metas fijadas como reducir la producción y el consumo.

A su vez, Leonardo Curzio Gutiérrez, investigador de Estudios Estratégicos del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de esta casa de estudios, consideró que en la nación se requiere un Estado que funcione, capaz de controlar su territorio y fronteras, con una capacidad mínima de disuasión y de legitimidad social.

Miguel Ontiveros Alonso, subprocurador de Derechos Humanos, Atención a Víctimas y Servicios a la Comunidad de la Procuraduría General de la República (PGR), afirmó que el tratamiento a los adictos debe ser el primer foco de atención desde este campo, así como el respeto a la dignidad de los policías, el grupo más discriminado en el país. Subrayó que no hay ningún estudio serio que documente que legalizar reducirá la violencia.

 

 

Dirección General de Comunicación Social UNAM

 
Todos los derechos reservados ®Salud Crónica
Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS