Lunes 01 de Septiembre, 2014
 
 

La actividad sexual es antiestrés



Hacer el amor es la forma de relajación más conocida. También es un excelente ejercicio. No necesita equipo, no cuesta dinero y puede practicarse en casi cualquier lugar. Todo el mundo puede disfrutar del sexo: los jóvenes, las personas de mediana edad y los viejos. Para muchas personas es la mayor fuente de placer y un importante factor antiestrés.

La variedad es la nota destacada del sexo. El deseo de tener relaciones sexuales es universal, pero las formas que puede adoptar y la frecuencia con que puede suceder varían mucho de persona a persona. Así por ejemplo, por razones culturales, la mayor parte de la población occidental busca una relación para toda la vida.

Estos contactos íntimos, practicados durante un largo período, generan beneficios, en su mayor parte psicológicos. Uno de ellos es la confianza que se deriva del hecho de hacer que algo difícil, como es la relación de pareja, funcione.

El éxito de las relaciones sexuales depende de una actividad sexual continua que disuelve las tensiones tanto internas como externas, reduciendo el estrés y el mal humor.

Las relaciones sexuales placenteras tienen diversos efectos positivos para la salud. Así por ejemplo, estimulan el sistema circulatorio, ejercitan el corazón, promueven una mayor oxigenación de la sangre, mueven músculos que pocas veces ponemos en acción, son benéficas para la digestión, consumen calorías y activan la producción de hormonas que, a su vez, favorecen la elasticidad y brillo de la piel. 

Además, tienen un efecto positivo en el estado de ánimo y en el sistema inmunológico, así que visto desde esta perspectiva, favorecen la prevención de enfermedades. 

Un reciente estudio realizado por investigadores del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos y publicado en la revista científica ‘PLoS One’, afirma que cuanto más se practica el sexo, más bajos son los niveles de estrés. Benedetta Leuner, autora del estudio, explicó que la actividad sexual constante por un tiempo determinado, dos semanas, reduce drásticamente la liberación de cortisol, la hormona del estrés.

A este efecto antiestrés se suma que practicar sexo asiduamente aumenta la formación de nuevas neuronas (neurogénesis) y el número de conexiones entre células nerviosas, además de reducir drásticamente los niveles de ansiedad.

 

 


  





Boletín Electrónico
* Email:
* Código:
 

ESE COMUNICACION
Contáctanos

Teléfono: +52 55 43 30 59
Email: info@saludcronica.com

Formulario de Contacto Web »