Martes 30 de Septiembre, 2014
 
 

El chicle y sus consecuencias en la salud



En México, mascar chicle es la segunda causa que genera caries en la población, lo que explica que más de 80 por ciento de los mexicanos sufra este proceso patológico. Incluso, cada año se registra el consumo de un kilo 200 gramos de esta golosina por habitante, lo que nos coloca en segundo lugar como país consumidor de chicle en el mundo.

Por ello, especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomiendan dejar este mal hábito, que provoca daños a nivel dental y mandibular; además, influye en ciertos casos en el desarrollo de úlcera gástrica, una complicación más severa.

Existe el mito de que mascar chicle quita el hambre, por lo que la mayoría de la gente lo hace, pues al iniciar el proceso de masticación, comienza la digestión y se tiene sensación de saciedad, pero como los ácidos del estómago trabajan sin alimento, el riesgo es que la persona presente un cuadro de úlcera gástrica por mascar chicle durante horas, advirtió el doctor Abel Quiroz Álvarez, estomatólogo de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 3 del IMSS.

El chicle, comentó, incide en la proliferación de caries, porque está endulzado con azúcar, aspartame, sorbitol (edulcorante que se usa en chicles “sin azúcar”) o fenilalanina, que además favorecen la proliferación de más placa bacteriana porque hay mayor presencia de bacterias en la boca, aunado a que la gente no tiene el hábito de cepillarse regularmente los dientes.

El aspartame está compuesto por ácido aspártico (40 por ciento), fenilanalina (50 por ciento) y metanol (10 por ciento), los dos primeros son aminoácidos que aparecen en las proteínas; el último es un alcohol que puede ser tóxico al consumirse en altas cantidades. Su toxicidad se manifiesta en desórdenes que afectan el sistema nervioso central y daños al sistema inmunológico.

En tanto, la ingestión excesiva de sorbitol puede provocar dolor abdominal leve y diarrea, mientras que el uso excesivo de fenilalanina produce efectos laxantes.

El estomatólogo del Seguro Social se refirió a la creencia popular de que mascar chicle ayuda a combatir el estrés. En cierta medida, estimó, hay algo de verdad, porque la persona tiene una actividad y el simple hecho de estar masticando, le reduce el grado de ansiedad o estrés.

Sin embargo, al mismo tiempo puede haber desgaste de los órganos dentarios por estar masticando, así como en la articulación temporo mandibular (hueso movible, mandíbula), cuya mayor consecuencia es alterar la mordida, con la presencia de dolor en dicha articulación.

Asimismo, dijo que mascar chicle se recomienda como un efecto terapeútico, en casos de niños con anomalías del maxilar; es decir, cuando no se desarrollan adecuadamente los maxilares superior e inferior, se indica que mastiquen chicle para que estos órganos se hagan más grandes y quepan todos los dientes.

Otro uso terapéutico, explicó el doctor Quiroz Álvarez, se da en los chicles que contienen nicotina, que sirven tanto para calmar cuadros de ansiedad, como para ayudar a las personas a  dejar el hábito del tabaquismo.

El especialista del IMSS expuso que el hábito de mascar chicle en lugar de favorecer a las personas, las daña, porque causa caries, placa dentobacteriana y agruras, por mencionar algunos problemas de salud leves; así como úlcera gástrica o diarrea crónica en casos severos.

Por lo anterior, exhortó a la población a evitar mascar chicle por tiempo prolongado y, en el mejor de los casos, abstenerse de este hábito, ya que las caries son la principal causa de pérdida de dientes en niños y causan infecciones en riñones y corazón.

Por ello, a través del programa PrevenIMSS, el organismo lleva a cabo acciones de promoción de la salud bucal: cepillar los dientes después de cada comida; llevar al niño desde los tres años de edad al servicio de Estomatología para que aprenda la técnica correcta del cepillado dental. Después, acudir cada año para que le detecten y remuevan la placa dentobacteriana, además de la aplicación tópica de flúor.

 

AMN


  





Boletín Electrónico
* Email:
* Código:
 

ESE COMUNICACION
Contáctanos

Teléfono: +52 55 43 30 59
Email: info@saludcronica.com

Formulario de Contacto Web »