Martes 30 de Septiembre, 2014
 
 

Los tics, problema de nerviosismo y ansiedad



Cuando una persona tiene un tic, no puede controlar el movimiento ni los sonidos. Carraspear y parpadear son tics comunes. A menudo, los tics empeoran cuando quien los padece se siente estresado, cansado o ansioso. Algunos medicamentos pueden empeorarlos.

Los psicólogos dicen que los tics suelen desaparecer después de 2 o 3 meses de haberse presentado; sin embargo, en algunas personas duran años.

 

¿Cómo se diagnostican los tics?

“Para saber cuál es la causa de un tic, lo primero que hay que hacer es identificar que es lo que le inquieta al enfermo –dice la psicóloga Margarita Sierra Valderrama-, porque un tic es una respuesta inconsciente a una situación que genera cierta carga de estrés o nerviosismo. Las causas de este desorden pueden ser orgánicas, hereditarias o psicológicas”.

 

¿Cuáles son las causas orgánicas?

“Según estudios neurológicos están relacionadas con el exceso de la dopamina o una sensibilidad aumentada de los receptores dopaminérgicos. En el caso de los hombres, se ha demostrado que la testosterona juega un papel importante como generadora de tics”.

Respecto a la herencia la especialista dice que se sabe que en una correlación entre gemelos que resultan de una sola gestación (monocigotos), si uno de ellos tiene tics existe un 90% de que el otro hermano los padezca. “El motivo psicológico lo podríamos atribuir al producto de factores ambientales y de aprendizaje, sobre todo dentro de la familia. Asimismo, los tics también se relacionan con retraso mental, hiperactividad y otros trastornos del desarrollo”, continua la psicóloga Margarita Sierra.

Debido a que los tics se atribuyen a varias circunstancias, distintas ramas de la ciencia estudian su procedencia para encontrar una solución, como la medicina, la psiquiatría o la psicología.

 

¿Cuál es el tratamiento más frecuente?

“El que hasta hoy entrega las mejores herramientas para tratar los tics es la Terapia Cognitivo-Conductual porque ejerce un efecto positivo no sólo sobre los tics, la conducta y los pensamientos del paciente, sino también sobre la actividad cerebral. Este descubrimiento podría tener importantes repercusiones en la cura de esa enfermedad. Los pacientes que se han sometido a ella han mostrado una reducción significativa de tics”.

Finalmente la especialista dice que para descubrir el origen de los tics es necesario identificar aquellas cosas que inquietan a quien los padece ya que el tic es una respuesta inconsciente a una situación que genera nerviosismo. “Practicar ejercicio es una buena forma de combatirlos, y si pese a ello el problema continúa, lo mejor es acudir a un psicólogo para evitar que el problema afecte otras áreas de la personalidad”.

 


  





Boletín Electrónico
* Email:
* Código:
 

ESE COMUNICACION
Contáctanos

Teléfono: +52 55 43 30 59
Email: info@saludcronica.com

Formulario de Contacto Web »