Martes 02 de Septiembre, 2014
 
 

¿Por qué se hinchan los pies en el embarazo?



Es normal tener cierto grado de hinchazón durante el embarazo, porque estás reteniendo más líquido. Los cambios en las propiedades de la sangre también hacen que se acumule algo de líquido en los tejidos.

Asimismo, tu útero cada vez más grande ejerce presión en las venas pélvicas y en la vena cava (la vena más grande que está en el costado derecho del cuerpo, y que transporta la sangre desde las extremidades inferiores hasta el corazón).

La presión del útero hace que la sangre que vuelve de tus piernas hacia el corazón circule más despacio, y esto hace que el fluido de las venas se retenga en los tejidos de los pies y tobillos.

La aparición de edemas suele darse con más frecuencia durante los últimos tres meses de embarazo, especialmente al final del día. Puede empeorar durante el verano.

Echarte de costado te ayudará a aliviar el aumento de presión en las venas. Dado que la vena cava está en el lado derecho del cuerpo, es mejor que te acuestes sobre el lado izquierdo.

Después de tener a tu bebé la hinchazón desaparecerá bastante rápido, a medida que tu cuerpo elimine el exceso de líquido. Seguramente los primeros días después del parto sentirás la necesidad de orinar con más frecuencia y sudarás mucho.

 

¿Cuándo debería preocuparme por la hinchazón?

Es normal que tengas algo de edema en los tobillos y los pies durante el embarazo. También es posible que presentes una leve hinchazón en las manos.

Llama a tu enfermera o médico si notas hinchazón en la cara o alrededor de los ojos, una hinchazón pronunciada en las manos, o hinchazón excesiva o brusca en los pies o tobillos. Esto podría ser un signo de preeclampsia, una enfermedad grave.

Llama también si notas que una pierna está mucho más hinchada que la otra, especialmente si tienes algún dolor o molestia en la pantorrilla o el muslo.

 

¿Qué puedo hacer para disminuir la hinchazón?

Aquí te ofrecemos algunos consejos:

• Pon los pies en alto siempre que puedas. En el trabajo, resulta útil tener una banqueta o una pila de libros debajo del escritorio. En tu casa, recuéstate del lado izquierdo siempre que puedas.

• No cruces las piernas o tobillos mientras estás sentada.

• Estira las piernas con frecuencia cuando estés sentada: estira las piernas hacia delante, y flexiona suavemente los pies hacia arriba para estirar los músculos de la pantorrilla. Gira los tobillos y mueve los dedos de los pies.

• Toma descansos frecuentes de la posición de sentada o parada. Una caminata corta en periodos regulares te ayudará a que la sangre circule bien.

• Usa calzado cómodo que se amolde a la hinchazón.

• No uses calcetines o medias que aprieten los tobillos o las pantorrillas.

• Prueba unas medias de soporte hasta la cintura para futuras mamás. Póntelas por la mañana, antes de levantarte, de manera que no haya posibilidad de que la sangre se acumule alrededor de los tobillos.

• Toma mucha agua. Aunque resulte sorprendente, esto hará que tu cuerpo retenga menos líquido.

• Realiza actividad física con regularidad, especialmente caminatas, natación o pedaleo sobre una bicicleta de ejercicio. O bien, intenta tomar clases de aeróbic acuático: la inmersión en el agua puede ayudarte a reducir temporalmente la hinchazón, particularmente si el nivel del agua está casi a la altura de tus hombros.

• Aliméntate bien y evita la comida chatarra.

 

Trata de que la hinchazón del embarazo no te deprima. El aspecto de los tobillos hinchados probablemente se sume a tu sensación de torpeza, pero el edema es una condición momentánea, que pasará pronto después del parto.



Notas Relacionadas:
18-03-2012 13:02  Conviene a embarazadas salmón de granja
30-01-2012 17:13  Mitos y realidades en el embarazo

  





Boletín Electrónico
* Email:
* Código:
 

ESE COMUNICACION
Contáctanos

Teléfono: +52 55 43 30 59
Email: info@saludcronica.com

Formulario de Contacto Web »