Martes 29 de Julio, 2014
 
 

Aprender a vivir con asma, un reto para toda la vida



En los últimos años el asma se ha vuelto más común en niños y adultos, y de acuerdo con la Iniciativa Global para el Asma (GINA), es la enfermedad crónica de las vías respiratorias que afecta alrededor de 300 millones de personas en el mundo, su prevalencia ha aumentado más en la población infantil pudiendo llegar,  en el 2025, a los 100 millones.

Aunque hoy se cuenta con nuevos y mejores tratamientos para su control, datos de la  GINA señalan que alrededor del 50% de los pacientes no llevan un buen manejo de su enfermedad, principalmente por falta de apego al tratamiento a largo plazo, mientras que más del 90% considera como “normal” padecer crisis asmáticas, mejor conocidas como exacerbaciones.

La doctora Mercedes Yance Valenzuela, Jefa del Departamento de Neumología Pediátrica y Terapia Respiratoria del Hospital Star Médica Infantil Privado, dijo que el asma, una afección crónica que combina factores ambientales y hereditarios, se caracteriza por la inflamación crónica de los bronquios que inicia a edades tempranas con síntomas como falta de aire, sibilancias (sonido que hace el aire al pasar por las vías respiratorias congestionadas), opresión torácica, flemas y tos, los cuales tienen un gran impacto en la calidad de vida de quienes la sufren. “Tan sólo nuestro país entre 4.5% y 12.6% de la población la padece  y, según el IMSS, causa hasta 600 mil consultas por año y se atienden en promedio 270 mil casos de crisis asmáticas” , dice la especialista.

La doctora Mercedes Yance Valenzuela, también comentó que es un padecimiento multifactorial en el que intervienen causas genéticas, ambientales o situaciones propias del individuo,  de modo que antecedentes familiares de asma o alergia, exposición productos químicos, ácaros del polvo casero, mascotas, hongos, humo del tabaco, aire frío, infecciones virales, ciertos medicamentos, emociones intensas (risa, llanto, miedo) o cambios bruscos de temperatura, son algunos factores de riesgo que intervienen en la presencia de esta enfermedad .

En el marco del Día Mundial del Asma, que se celebró el pasado 1 de mayo,  la especialista recordó la importancia de crear conciencia sobre el diagnóstico correcto y oportuno, así como brindar un tratamiento adecuado que disminuya los ataques, proporcione adherencia terapéutica y permita a los pacientes llevar una vida plena y sin limitaciones.

Asimismo, indicó que existen varios signos que alertan cuando algo no anda bien; por ejemplo, síntomas persistentes durante el día y la noche, sueño interrumpido o insomnio y necesidad de recurrir a medicación de rescate más de dos veces a la semana debido a las exacerbaciones, las cuales son la causa más frecuente en urgencias y consultas médicas no planeadas. Y es que, ante la presencia de una crisis, los bronquios se estrechan, se hacen más gruesos y se produce más moco. La inflamación persistente puede ocasionar daño y la disminución irreversible de la función pulmonar.

“Desafortunadamente, cuando un asmático no está bien controlado, suelen aumentarse los costos económicos y sociales, ya que puede provocar pérdida del trabajo, ausentismo escolar, dificultad para realizar actividades físicas, cambios en las rutinas familiares, aislamiento social y, en casos extremos, la muerte”, afirmó la doctora 

Por su parte el doctor Jorge Iván Rodríguez Martínez, neumólogo pediatra del Centro Médico Coyoacán, comentó que la terapia inhalada es la piedra angular del tratamiento en niños y adultos. “Sin embargo -afirmó-, es preciso que los especialistas que atienden el asma conozcan cuáles son los medicamentos más apropiados indicados para su manejo y prevención, además de los dispositivos inhaladores que pueden ayudar a los pacientes a hacer su vida más fácil”.

En ese sentido, señaló que la aplicación de la combinación de salbutamol y bromuro de ipratropio actualmente se suministra mediante un nuevo dispositivo, que libera la medicación poco a poco y suavemente, facilitando la inhalación y la entrada del medicamento directamente en los pulmones. En su opinión, además de ser compacto y discreto, no requiere de una cámara espaciadora, por lo que se integra con mayor comodidad a la rutina de quienes viven con asma, especialmente si son niños.

Explicó que los inhaladores convencionales se caracterizan por expulsar el medicamento de forma más rápida, por lo que gran parte de él se queda en la garganta y hay menos probabilidad de que llegue hasta los pulmones. “Además, si a ello le agregamos su complicado diseño y una mala técnica de uso, existe el riesgo de que los pacientes utilicen más dosis para controlar los síntomas. Con el nuevo dispositivo, un solo disparo ofrece la misma eficacia y seguridad que se obtenía con dos disparos del dispositivo anterior”, agregó el Dr. Rodríguez.



Notas Relacionadas:
19-04-2012 09:02  Común en niños obesos, el asma alérgico
15-03-2012 17:15  Bebés prematuros propensos al asma
27-12-2011 08:47  Padece asma 5% de la población

  





Boletín Electrónico
* Email:
* Código:
 

ESE COMUNICACION
Contáctanos

Teléfono: +52 55 43 30 59
Email: info@saludcronica.com

Formulario de Contacto Web »