Sábado 22 de Noviembre, 2014
 
 

Estudia universitaria desarrollo de músculos artificiales



La Sociedad Mexicana de Electroquímica (SMEQ) reconoció la trayectoria de Martha Aguilar Martínez, académica adscrita al Departamento de Fisicoquímica de la Facultad de Química (FQ) de la UNAM, por sus contribuciones en nuestro país a esta área del conocimiento, al estudio de las relaciones de la estructura de ciertos compuestos orgánicos, y por sus análisis de polímeros orgánicos conductores.

 

Polímeros orgánicos conductores

Uno de los proyectos de la universitaria aborda el análisis de polímeros orgánicos conductores, un campo que adquiere cada vez mayor importancia. Los polímeros son conocidos normalmente como compuestos aislantes. “Sin embargo, los que estudiamos pertenecen a una nueva clase; pueden tener propiedades semejantes a las de los semiconductores, o a las de los metales, en cuanto a que presentan una significativa conductividad electrónica”.

Además de sus múltiples aplicaciones como inhibidores de la corrosión, sensores electroanalíticos, materiales electrocrómicos o electroluminiscentes, y como recubrimientos en aviones de reconocimiento, son de gran importancia e impacto, porque se crean y diseñan nuevos materiales que permiten el desarrollo de músculos artificiales.

En este sentido, expuso que en el caso de personas que han perdido una mano, se puede transmitir información del cerebro a un miembro fabricado a base de estos materiales, para que tenga movimiento y fuerza.

 

Electroquímica

En cuanto a la electroquímica, Aguilar Martínez explicó que ésta formula preguntas y desarrolla las bases para la interpretación de diversos fenómenos de la naturaleza, es decir, interpreta y racionaliza sobre una base cuantitativa un gran número de hechos experimentales que se extienden más allá de los dominios estrictamente de este campo.

Por ello, tiene múltiples aplicaciones y gran impacto en áreas como la medicina, biología, ciencia de materiales, geología e ingeniería, entre otras.

Precursora en el estudio de la electroquímica orgánica en México, la definió como una rama que analiza las reacciones que involucran interacciones específicas de los compuestos orgánicos con el material del electrodo; considera a este último como una molécula de gran tamaño, cuya habilidad para transferir electrones puede ser ajustada con gran precisión en el control del potencial.

Algunas de las aportaciones de la investigadora, que inició su labor docente en la FQ en el campo de la química orgánica en 1981, ha sido el estudio de las relaciones de la estructura de ciertos compuestos orgánicos.

“Lo que hacemos es relacionar la estructura química y las propiedades electroquímicas de ciertos compuestos nitro, orto-difenólicos, quinonas y amidas, entre otros, con su actividad biológica. Esto es importante en el diseño de fármacos más eficientes y con menores efectos secundarios”, indicó.

Respecto al futuro de la electroquímica, consideró que es prometedor porque tiene muchas aplicaciones en diversas áreas, como el desarrollo de procesos para la conversión de energía, en cuestiones de remediación ambiental (agua, aire y suelo), y en nuevas tecnologías, pues son procesos menos contaminantes y más eficientes con respecto al uso de energía y materias primas.

En cuanto al reconocimiento, que le fue entregado en el Centro de Investigación en Química Sustentable de la Universidad Autónoma del Estado de México, en el marco del XXVII Congreso de la SMEQ y del Fifth Meeting of the Mexican Section of the International Society of Electrochemistry, se dijo satisfecha, pues representa un gran estímulo a su labor y reconoce el trabajo y las aportaciones realizadas por más de 30 años.

 

 

Fuente: Dirección General de Comunicación Social UNAM



Notas Relacionadas:
30-04-2012 16:42  Convierten tejido cicatrizal infartado en músculo sano

  





Boletín Electrónico
* Email:
* Código:
 

ESE COMUNICACION
Contáctanos

Teléfono: +52 55 43 30 59
Email: info@saludcronica.com

Formulario de Contacto Web »